Despedida A.L.C.

Ayer hablábamos de precariedad y hoy tenemos que dar una noticia aún más preocupante, y  triste .

Ayer despidieron, por causas objetivas, a nuestra compañera A. L. C.

A. L. C. llevaba trabajando en la empresa 31 años, con una implicación y dedicación fuera de dudas. Una vez más podemos constatar el hecho de que el capital humano no es ya uno de los valores de la empresa.

Este despido , como todos los anteriores, anula los esfuerzos del departamento de marketing por lavar la cara a la empresa y hacernos creer que las personas cuentan y no sólo los beneficios.

¿Esta es la forma de tratar el capital humano, de valorar una implicación y fidelidad de 31 años?

¿Esta es la forma de hacer que los trabajadores estén alineados y se sientan parte?

¿El mensaje es que en esta empresa no se jubila nadie y que es mejor encontrar otros caminos?

En muchas empresas, con una correcta y digna política de trato y capital humano, dan valor a la antigüedad en la empresa, a una larga trayectoria dentro de la misma.

¿Cuándo vamos a concienciarnos que esta empresa la componen “PERSONAS”, “HUMANOS”, y que como tal hay que aplicar políticas de valor de capital humano en la que las relaciones y la PERSONA con todo su significado, y en toda su integridad sea el núcleo y valor de la empresa?

Desgraciadamente vemos que la dirección no entiende, ni sabe de estos conceptos, y que el alineamiento en una política cortoplacista en donde se dará una venta para lo cual lo importante no son las personas, sino maquillar y sacar unos números a cualquier precio, degradando el valor del capital humano, para sacar el máximo interés, en la que no existe una política ni perspectiva de largo recorrido, que es lo que da valor, y asegura una riqueza equitativa.

Tras una caida los compañeros ayudan a Ocaña a terminar la etapa

Tras una caida los compañeros ayudan a Ocaña a terminar la etapa

Hace poco se hizo público el “quick off” del 2016 por parte de la empresa, utilizando un deporte tan sacrificado, con tantos valores, y tan de equipo como el ciclismo como ejemplo. Veíamos conceptos como competir, sprint, llegar a la meta primero, sin embargo los valores más nobles del deporte, no los hemos visto por ningún lado, equipo, sacrificio, fidelidad, trato humano, liderazgo, humildad, valorara al coequipier, respeto y valor a la veteranía y muchos otros valores propios del deporte que han quedado ocultos.

Manifestamos en esta nota nuestra indignación por este despido y denunciamos la política de hechos consumados que esta Dirección está poniendo en práctica apoyándose en la Reforma Laboral, así como su falta de interés en buscar alternativas a los despidos.

Os recordamos a todos que, si desafortunadamente os encontráis en esta situación, tenéis derecho a solicitar la presencia de cualquier miembro de este Comité en el acto del despido.

Saludos,

Comité de Donostia.

Cerrado a comentarios.