Derogación de las Reformas laborales

La mayor retrocesión en los derechos de los trabajadores sufrida en España se inició en junio de 2010 con la reforma laboral realizada durante el segundo mandato de José Luis Rodriguez Zapatero y en febrero de 2012 con la nueva reforma laboral de Mariano Rajoy. Los derechos laborales que se vieron afectados:

19ftovoy

  • Se facilitaron todo tipo de despidos y se empeoraron las condiciones de las indemnizaciones
  • Fomentaron la temporalidad injustificada
  • Dejaron en desuso los contratos indefinidos con 45 días de indemnización
  • Hicieron prevalecer la negociación a nivel de empresa sobre la negociación sectorial
  • Fomentaron el descuelgue e inaplicación de las condiciones salariales recogidas en los convenios sectoriales
  • Facilitaron los ERE’s
  • Suprimieron los salarios de tramitación
  • Suprimieron las categorías profesionales
  • Permitieron imponer una jornada irregular del 5% de la jornada
  • Facilitaron la movilidad funcional y geográfica
  • Facilitaron la modificación sustancial de las condiciones de trabajo
  • Limitaron la ultraactividad

 

Transcurridos 6 años desde su progresiva aplicación, se puede concluir que estas reformas supuestamente realizadas para el fomento del empleo y reducción del paro, no han cumplido con ese objetivo y los datos aparentemente positivos en este sentido, esconden realmente un reparto de la producción a costa de una creciente precarización y temporalidad en vez de una incremento real de las cotizaciones a la Seguridad Social. De lo que no cabe duda es de que se ha generado una clara pérdida del poder adquisitivo haciendo desaparecer la clase media y aparecer una nueva clase social de trabajadores en situación de pobreza. El objetivo que sí se ha cumplido, es la reducción de los costes laborales a favor de las grandes fortunas,  esperando así una mayor competitividad de los productos españoles en relación a mercados internacionales.

Lo cierto es que se ha conseguido un gran incremento en las exportaciones de un producto de gran calidad que son nuestros jóvenes a los que hemos formado y costeado su formación para que luego el retorno de la inversión la reciba otro país que sabe aprovecharlo.

norte

Estas políticas lo que también han conseguido ha sido un frenazo en el consumo interno y la reducción de ingresos públicos. ¿Este es el tipo de país que están construyendo nuestro políticos?. Nos estamos convirtiendo en uno de los países de Europa atractivo por sus costes laborales y poco conflictivo por la inexistente movilización sindical debido a que los sindicatos mayoritarios tienen dependencias económicas con el gobierno de turno que les hace ser un lacayo agradecido.

Se pretende salir de esta larga crisis vendiendo al resto de Europa el sol, la fiesta y la mano de obra barata de ahí la contínua reducción o estancamiento en los presupuestos para la I+D+i y el éxodo de nuestros mejores cerebros a países que si apuestan por ser punteros en Europa y en el mundo. Estamos atrayendo a un perfil de inversor que busca precio en vez de calidad. De ahí la proliferación de los Fondos buitre y otros fondos de inversión que parasitan empresas para obtener de ellas el mayor rendimiento en el menor tiempo posible para luego, cuando la han exprimido todo lo que pueden, dejarla a su suerte para morir o ser comprada a precio de saldo.

 

Nos encontramos en pleno proceso de investidura de un nuevo gobierno en España. Sufrimos de una saturación de información que nos hace muy difícil tener un criterio claro sobre cuál sería la mejor opción para la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos.

¿La Gran Coalición avalada por la élite europea y los poderes económicos y empresas de rating? ¿el pacto de izquierda en el que prime el bienestar de los ciudadanos al rescate de los bancos? ¿servirían de algo unas nuevas elecciones?.repeticion_encuesta_enero

En el momento de escribir este artículo, se acaban de producir dos votaciones para la investidura fallida de un gobierno presidido por el grupo socialista y con un acuerdo de gobierno con el grupo de Ciudadanos. En dicho acuerdo hay una parte referida a las reformas laborales comentadas. En algunos momentos o dependiendo del interlocutor se podría pensar que se va a derogar la reforma laboral de Rajoy pero escuchando a Ciudadanos parece que solamente se reforma en algunos puntos.

Después está quien aboga por seguir con las mismas políticas y las mismas reformas laborales y quien quiere justo lo contrario derogando tanto la reforma laboral de Zapatero como la de Rajoy. Intentemos ver lo que nos beneficiaría/perjudicaría el acuerdo suscrito entre el PSOE y Ciudadanos:

 

  • En cuanto a la modificación sustancial de las condiciones de trabajo, el acuerdo pretende limitar la actual discreción del empresario para realizar cambios sustanciales en las condiciones laborales, poniendo un límite del 5% a la cuantía del salario que se podría reducir y de 12 meses al tiempo de las causas alegadas. Se mantienen las causas por las que el empresario podrá tomar esta decisión por lo que no hay una mejora real en este tema ni derogación de lo anterior.
  • Sobre la inaplicación de los convenios colectivos, también se realiza una aparente mejora al establecer un arbitraje obligatorio pero de nuevo las causas son las mismas y por lo tanto muy genéricas por lo que tampoco es un cambio reseñable.
  • La limitación de la ultraactividad a 12 meses que legisló la reforma laboral del PP, se incrementa en el acuerdo a 18 meses y tras ese periodo los desacuerdos quedan a expensas de laudos arbitrales obligatorios. De nuevo una aparente mejora que afecta gravemente al derecho de negociación colectiva.

divide

  • La priorización de los convenios de empresa sobre los sectoriales, se matiza en que no pueden ser empeorados ni los salarios base ni la jornada con respecto a los convenios sectoriales. Un matiz que de nuevo, no resuelve el problema.
  • Se reducen a 4 los tipos de contratos. Se hace especial hincapié en acabar con la temporalidad en el empleo relacionándola con la precariedad. La precariedad no sólo y a veces ni siquiera está relacionada con la temporalidad por lo que este punto es, cuando menos, incompleto.  El contrato temporal ahora lo llaman “Contrato estable y progresivo” y en el propio nombre la palabra “estable” no tiene sentido. Se trata del “contrato único con indemnización por despido creciente” que llevaba el Sr. Rivera en su programa aunque con otro nombre. La temporalidad la debería marcar la naturaleza de una actividad y no la decisión del empresario al elegir el tipo de contrato que realiza. Se acorta la duración de estos contratos a dos años como si con ello se beneficiara al trabajador no siendo así ya que puede provocar mayor rotación cuando una empresa realmente tiene una actividad temporal con una duración superior a dos años.
  • No se revierte la reducción del coste de despido que realizó la reforma laboral de 2012. Tampoco se restituye la autorización administrativa para los despidos colectivos por lo que no se mejora la inestabilidad. Además hay que añadir el denominado “fondo austriaco” del cual se pagarán 8 días de la indemnización de todos los despidos. Aunque el trabajador sigue percibiendo la indemnización, para el empresario hay una reducción de 8 días de coste. Previsiblemente eso provocaría un incremento en los despidos y todavía menor estabilidad.

2011-04-25-Promesas-electorales

  • El cambio del Estatuto de los Trabajadores que proclamaba el PSOE en campaña, también queda minimizado en el acuerdo con Ciudadanos y lo condiciona al acuerdo entre los Interlocutores Sociales y dejándolo por tanto a la posibilidad de veto de los empresarios.
  • En cuando a las políticas activas de empleo casi se puede decir que queda en una declaración de intenciones ya que tiene un carácter desestructurado plagado de aciertos y contradicciones.

En definitiva, el apartado referido a los derechos laborales del acuerdo entre PSOE y Ciudadanos indudablemente no deroga las reformas laborales del PSOE y del PP de los últimos años. Teniendo claro que no hay una derogación, el acuerdo realiza unos cambios superficiales y cosméticos dejando grandes lagunas interpretativas. El acuerdo no entra en el fondo de los desequilibrios provocados por las sucesivas reformas laborales en cuando a negociación colectiva, las contrataciones, los despidos, las modificaciones sustanciales y la inaplicación de los pactos. No hay nada en ese acuerdo que haga pensar que, en caso de aplicarse, fuera a tener consecuencias positivas en materia de inestabilidad, precariedad, bajos salarios, movilidad funcional y geográfica, desigualdad… cuestiones todas ellas que fueron gravemente afectadas.Por lo tanto, con este acuerdo solo cabe ser netamente pesimistas.

El tema es denso y complejo y sujeto a interpretaciones. Este artículo se ha basado en el análisis realizado por http://economistasfrentealacrisis.com/ y no deja de ser una opinión tan legítima como otras distintas o incluso contrarias pero hay datos bastante objetivos que nos pueden servir como una fuente más con la que construir nuestro criterio propio.

economistas

Cerrado a comentarios.

Archivo