¿Tu jefe se hace el sueco..? ¡pues enhorabuena!

Es vox populi que desde hace ya algunos años se viene confirmando una tendencia de asentamiento permanente en las zonas soleadas de España de jubilados procedentes de países del norte de Europa.

En una colaboración entre el CSIC y una universidad sueca han estado estudiando entre otras cosas, qué relaciones laborales establecen estos jubilados suecos que se instalan aquí con sus empleados españoles.

suecos-espana

La conclusión más sorprendente de entrevistar  a estos empleados ha sido que (a pesar de que los suecos pagan los mismos sueldos estándar) todos los encuestados menos uno dicen que sin duda prefieren trabajar para suecos que para españoles.

Aquí un artículo de las investigadoras (castellano) y aquí el estudio completo (ingles)

Cuando se indaga en las razones para preferir a los jefes suecos relatan cosas como estas:

Trato personal agradable. Una chica que limpia en una oficina dice que se siente una compañera más, cuando sus jefes se van a preparar un café le preguntan si quiere tomarse uno con ellos, un trato para nosotros quizás más cercano al típico del entorno familiar que a una relación jefe-empleado.

bill-and-eunice-at-the-beach-1024x1024

Otra cosa que relatan las personas empleadas es que con los jefes suecos no sufren la desconfianza del su buen criterio o su dedicación a la hora de trabajar independientemente, en general les dejan trabajar, mientras los empleadores españoles tienden a lo contrario intentando decidir los más mínimos detalles del trabajo o desconfiando cuando no se está presente para supervisar.

Las condiciones salariales como hemos mencionado al principio son equivalentes a un trabajo con jefe español ni el horario es largo o corto, la diferencia que destacan sus empleados es que con estos jefes del norte una vez acordado se respetan esas condiciones y no intenta introducir tareas no especificadas, ni te pide que te quedes más horas, te paga lo marcado puntualmente, nunca utiliza el despido como amenaza para forzar un acuerdo que les beneficie.

ingvar_kamprad_ii

Conclusiones

Con la llegada del turismo sueco en masa, allá por los años 60,  nos cuestionamos algunos usos y costumbres locales que hoy hemos integrado con mayor o menor fortuna a nuestro estándar de sociedad civilizada, la independencia de las mujeres, los códigos de vestimenta, las relaciones personales en plano de igualdad, etc.

cah-alfredo-landa-3

Quizás sea también el momento de que desatasquemos algunos conceptos erróneos en nuestras relaciones laborales basándonos en lo que los suecos hacen bien:

¿Cómo funciona mejor la relación entre jefe empleado?  ¿En base a la confianza de haber contratado a la persona adecuada? ¿ó en la desconfianza permanente y la autoridad para imponer términos del que contrata sobre el que es contratado?

También parecen temas importantes saber respetar los acuerdos previos y crear un ambiente distendido y amable incluso en tipos de empleo precarios en sueldo. Esto ayuda a una satisfacción del empleado mayor, que redundará en una mayor dedicación a conservar el puesto, si se abusa de la permanente amenaza de despido y del pedir más por menos se genera auténticos expertos del presentísmo con el efecto conocido de una baja productividad por hora y una nula conciliación familiar.

Así que la próxima vez que os toque ejercer rol de empleador o incluso de cliente, recordad que se puede mejorar mucho, pero siempre ¡haciéndonos los Suecos!

Cerrado a comentarios.