Bajan los salarios, crece la desigualdad

Hace un par de semanas se publicó el informe de OXFAM sobre la brecha salarial cada vez mayor entre las rentas más altas y las bajas-medias, y como esto afecta a la mayor desigualdad, provocando el aumento de la pobreza, y exclusión social. Ahora hay trabajadores que con un salario no llegan a fin de mes y se pueden considerar en el umbral de la pobreza. Todo esto además afecta al sistema de recaudación, haciendo que las arcas públicas recauden mucho menos con unos salarios precarios, que hace que los servicios sociales estén en peligro acrecentando si cabe más la crisis y los efectos de ella en las clases más desfavorecidas. Incluso las pensiones se ponen en riesgo, y esto hace que el futuro de la sociedad sea incierto.

 

 

Mario Draghi“Ha llegado el momento de subir los salarios, que llevan años creciendo por debajo de la productividad”

Mario Draghi,

presidente del BCE

Actualmente en sociedades de todo el mundo la desigualdad está alcanzando límites intolerables, y las diferencias entre los salarios más altos y los más bajos tienen gran parte de responsabilidad. La brecha salarial aumenta y afecta a las condiciones de vida de trabajadores y trabajadoras en todo el mundo, especialmente de los más pobres y vulnerables, que no cuentan con salarios suficientes para cubrir sus necesidades. En España, la diferencia salarial impacta más a las personas con salarios más bajos y con mayor vulnerabilidad en el mercado laboral. Por eso, es necesario aumentar los salarios mínimos, para que sean decentes y permitan una vida digna.

Aunque en los últimos 25 años la renta a nivel global se ha doblado, ha sido el 10% de las personas más ricas las que han sacado mayor provecho de estas oportunidades, beneficiándose de casi la mitad de este incremento. Por contra, el 50% más pobre se tuvo que conformar con tan sólo el 10%de las nuevas rentas generadas.ricos-y-pobres

Son muchos y muy variados los elementos que explican este fenómeno, pero entre todos ellos, destaca el papel del mercado laboral.

Tanto en los países ricos como en desarrollo, los salarios constituyen la principal fuente de ingresos de los hogares y las personas. Sin embargo, a pesar de constituir el principal sustento, la renta que acaba en manos de los trabajadores y trabajadoras en forma de salarios es cada vez más pequeña, en términos relativos, frente a la creciente proporción de renta destinada a retribuir el capital -dividendos, intereses y los beneficios retenidos por las empresas-. Así, mientras a nivel global la productividad aumentó en casi un 18% entre 1999 y 2013, los salarios reales lo hicieron en poco más del 6%.smiplus

La evolución de los salarios se desvincula, cada vez con mayor intensidad, de los cambios en la productividad. Esta pérdida de peso relativo de los salarios tiene importantes implicaciones para el crecimiento económico, pero especialmente sobre la sostenibilidad del Estado de Bienestar, para el que los salarios suponen la principal fuente primaria de financiación. Supone un grave problema de recaudación para la seguridad social, para las pensiones, y afecta al mantenimiento de los derechos sociales, agravando si cabe más el problema de la pobreza.

image1

Mientras los salarios más bajos han caído en muchos países de la OCDE desde 1990, los salarios del 1% que más gana han aumentado casi un 20%. Los salarios medios, por su parte, apenas han crecido poco más del 2% desde 2009. En Estados Unidos, por ejemplo, el salario de un director ejecutivo de una de las principales empresas, era de 16,3 millones de dólares en 2014, un incremento de un 54,3% desde 2009. Esta tendencia está derivando en una realidad cada vez más presente, la de los/as trabajadores/as pobres que no llegan a fin de mes. En América Latina, la reducción de la desigualdad experimentada en los últimos años no se puede comprender sin la reducción en la brecha entre los que más ganan y los que menos.

 

“Todos los trabajadores tienen derecho

a una remuneración suficiente

que les proporcione a ellos y a sus familias

un nivel de vida decoroso”

Carta Social Europea, art. 4

Las mujeres son las más perjudicadas por estas diferencias salariales. A nivel global, y a pesar de la reciente incorporación de más de 250 millones de mujeres en el mercado laboral, su nivel salarial de 2015 es el mismo que el que disfrutaban los hombres 10 años atrás, en 2006.

 

“Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica.

De manera especial, realizarán una política orientada al pleno empleo.”

Artículo 40.1 de la Constitución Española

España no ha escapado a estas tendencias y a día de hoy es uno de los países europeos con mayor desigualdad de renta, y la diferencia entre los más ricos y los más pobres no ha hecho más que aumentar. En 2014, fue el cuarto país más desigual de Europa, tan sólo por detrás de Irlanda, Serbia y el Reino Unido. La capacidad del Estado para reducir esta desigualdad a través de la política tributaria y las transferencias sociales, ha resultado poco exitosa. Mientras en 2006 el 10% más rico disfrutaba de una renta 10 veces superior a la del 10% más pobre, en 2015 esta diferencia fue de 15 veces. La crisis económica, además, ha intensificado el proceso de concentración de la renta. Esta crisis económica ha supuesto un antes y un después para las familias españoles. Entre 2009 y 2013, los años más duros, el 10% más rico aumentó su peso sobre la renta nacional, mientras que el 50% más pobre vio disminuir su participación.

poblacion-activa

Durante estos años, la tasa de paro pasó del 8% al 23% de la población activa y la caída de los salarios, que hizo que el salario medio bruto sea hoy más bajo que hace diez años, se vivió de forma muy diferente en función de los niveles salariales. De hecho, el salario medio cayó un 6,1% entre 2008 y 2014.
El 10% de la población peor pagada, vio sus salarios desplomarse cerca del 28% entre 2008 y 2014. El 10% con los salarios más altos apenas vio cambios en sus niveles salariales. El resultado es que la distancia entre quienes más ganan y quienes menos se ha hecho más amplia. La consecuencia: 13,2% de las personas trabajadoras en España (28,6% de la población) se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social. Tener un trabajo ya no asegura cubrir las necesidades más básicas.

image2

En España, las mujeres tienen que trabajar hasta 50 días más para percibir el mismo salario que un hombre, haciendo de la brecha salarial de género uno de los principales lastres para acabar con la desigualdad. Además, la creciente precarización del mercado laboral español afecta de manera especial a las mujeres. Para los jóvenes españoles, la crisis también ha pasado como un rodillo, convirtiendo a España en uno de los países de la Unión Europea donde la gente joven trabajadora está en mayor riesgo de pobreza y exclusión social (24,7%).

Actualmente, el salario mínimo legal en España no es un salario decente. Los actuales 9.172,80 euros brutos anuales no son suficientes.

 

wolfd07“Por encima de todo, si la legitimidad de nuestros sistemas políticos democráticos se ha de mantener, la política económica debe orientarse hacia la promoción de los intereses de la mayoría y no de la minoría (…).

Si fallamos en esto, la base de nuestro orden político parece probable que colapse. Eso no beneficiaría a nadie.”

Martin Wolf, editor asociado y jefe de Economía del Financial Times (2016)

Y en Euskadi….

 PESO DE LOS SALARIOS

2,5 puntos menos. Los salarios eran en 2010 el 49,2% del PIB vasco y a finales de 2015 suponían el 46,7%. Es un porcentaje más bajo que el de Navarra, donde los sueldos son el 47,3% tras bajar casi tres puntos en cinco años, y el del Estado, donde suponen el 47,6%.

Casi mil millones menos. ELA denuncia que, según datos de Eustat, la remuneración de los trabajadores ha bajado en 992 millones en cinco años, mientras el PIB total de la CAV ha subido en más de 1.600 millones.

LA CIFRA

5,1%

Los sueldos tendrían que haber crecido cinco puntos para haber mantenido su peso en el PIB.

 

RECOMENDACIONES de OXFOM PARA PALIAR LA BRECHA SALARIAL Y LA DESIGUALDAD

1. Aumento del salario mínimo interprofesional progresivamente durante la legislatura hasta alcanzar aproximadamente los 1.000 euros netos mensuales en 2020, aumentando los salarios de los tramos que están por debajo de la línea de pobreza laboral, para que las personas trabajadoras con salarios más bajos puedan vivir dignamente.

alg-jp-morgan-jamie-dimon-jpg“Aumentar los salarios es lo correcto, lo hay que hacer. Los salarios de muchos estadounidenses no han ido a ninguna parte durante mucho tiempo (…)

Por encima de todo, este aumento de salarios permite a más personas disfrutar de los frutos del crecimiento económico”

Jamie Dimon, presidente y director ejecutivo de JPMorgan Chase

 

2. Eliminación de la brecha salarial de género, mediante la penalización de los centros de trabajo que incumplan el derecho a la igualdad, también salarial, entre hombres y mujeres, y establezcan salarios diferentes para categorías laborales idénticas en función de si son ocupadas fundamentalmente por hombres o por mujeres. También a través de mejoras en la conciliación de la vida personal y familiar, la distribución y reparto de los cuidados.

3. El establecimiento de escalas salariales más justas por normativa estatal que regulen las diferencias salariales dentro de los centros de trabajo. De cara a garantizar mayor equidad retributiva, recomendamos establecer una escala aproximada de 1:10, donde el salario más alto no supere en más de 10 veces al salario medio de ese centro, asegurando que, si se incrementa el salario máximo, se incrementa toda la escala salarial en la misma proporción.

 

sotil“No queremos crear gente rica;

nosotros queremos crear sociedades ricas”

Javier Sotil, Presidente del Grupo Mondragón

(Financial Times, 2015)

Casos como el de la empresa brasileña SEMCO, que emplea a más de 3.000 trabajadores/as y está adherida a una ratio salarial de 10 a 1. O los de las españolas Corporación Mondragón y Eldiario.es. Ambas empresas han establecido una política salarial por la cual el salario anual del mayor directivo no puede ser más de 6 y 3 veces superior, respectivamente, al de un puesto base. El diario.es, por ejemplo, se declara un “medio económicamente sostenible”, donde los beneficios se reinvierten en “contratar más periodistas, (y) mejorar las condiciones salariales de los que ya tenemos (…)”.

4. Contratación pública que priorice centros de trabajo con escalas salariales iguales o menores a 1:10 entre salario alto y medio, hasta que la regulación pública de escalas salariales se haga efectiva. Por ello, proponemos el establecimiento de baremos en los procesos de contratación de las diferentes Administraciones Públicas -central, autonómica y local-, para priorizar o incentivar la contratación con empresas con escalas salariales iguales o menores a 1:10. La futura Ley de Contratación Pública española, resultado de la trasposición de la Directiva europea sobre Contratación, debe incluir esta medida en su articulado.

5. Incrementar el tipo marginal máximo del IRPF como una medida de distribución salarial por la vía fiscal. El tipo marginal máximo es hoy del 45% y tiene margen de mejora. Proponemos que en la parte más alta de la distribución salarial (1%) se lleven a cabo aumentos de los tipos marginales más elevados, que por un lado supongan un incremento de ingresos públicos para el gasto social y los derechos sociales; y por otro lado pongan freno al crecimiento desigual de los salarios del 1% con mayor salario frente al salario medio. Además, este incremento debería complementarse con un mayor número de tramos en el IRPF.

6. Promover una internacionalización responsable de la empresa española que tenga en consideración criterios relacionados con la promoción de salarios dignos y suficientes que garanticen la satisfacción de las necesidades de los trabajadores y trabajadoras de los países donde se opera.

Medidas que se podrían tomar en Ibermatica:

  • Evitar la contratación externa excesiva y abusiva, bien en número, y bien en tiempo, ya que el origen de los contratos temporales como su nombre indica, era el de favorecer la contratación temporal en momentos de productividad alta puntual. No tiene sentido la contratación temporal por ETT para 3 años incluso más.
  • Evitar las brechas salariales de género y edad
  • Facilitar una conciliación laboral.
  • Adherirse e implantar una política de salario ética en la que no haya una brecha superior de 10-1 como mínimo entre el sueldo más alto y el más bajo.
  • Crecimiento salarial del 5,1 % para paliar la pérdida de se peso sobre el PIB de Euskadi desde el 2010 al 2016.

Cerrado a comentarios.