8M (… y el mundo se paró)

Ayer fue una jornada histórica y no lo es porque en este 8M de 2018 las mujeres unidas demostrásemos que si paramos para el mundo, negar esto era y es un ejercicio de ceguera solo posible para los más fanáticos. La prensa, incluso aquella que se ha dedicado en las últimas semanas a parar el 8M no ha tenido más remedio que ver la realidad o al menos una buena parte de lo que negaban.
   
Si ayer fue un día histórico es por hacer esa obviedad tangible y dejar claro que el 80% de las mujeres apoyaban reclamarlo organizadas por si mismas, en la calle, sin esconderse y sin obviar ninguno de los temas (educativo, laboral, cuidados y consumo) que las condenan a la desigualdad efectiva (frente a la teóricamente ya lograda igualdad legal). La contundencia de la ejecución ha sido abrumadora, más de seis millones se estima que participaron en las diferentes concentraciones, marchas, talleres, etc.
Desde la oficina de  ibermática en Miramon tambien organizamos nuestra humilde contribución a las movilizaciones a la que se sumaron algunas personas de otras empresas del parque, tejiendo lazos interesantes para luchas futuras, muchas gracias a todas por venir.
El mayor impacto que tuvo el dia de ayer en los tiempos venideros será poner en su sitio a todas aquellas voces (anti-feministas o lo que es lo mismo, anti-igualdad real) que pretendían reducir a la mínima expresión los problemas con los que aún conviven las mujeres, problemas que diariamente asesinan la posibilidad de la igualdad real entre sexos, a veces de forma demasiado literal.
Ya empiezan las reacciones, muy vistosas las de algunos políticos como el presidente del gobierno. Hace semanas en la radio no quería ni hablar del tema y decía que el gobierno no debía intervenir.
Hace apenas unos días tras irse constatando las adhesiones al 8M M.Rajoy iba rectificandose a si mismo y desmarcándose de las posiciones beligerantes en contra de la huelga que declaraban a los medios las mujeres de su gobierno y/o partido.
Estas mujeres no hacían sino alinearse con la postura histórica del partido, proponiendo huelgas a la japonesa (Cifuentes y Tejerina) o negándose (la ministra de Igualdad Dolors Montserrat) a aceptar que se la asocie con la etiqueta de feminista tan denostada por su partido en el pasado.
Hoy milagrosamente el mismo presidente amanecía renovado y concienciado afirmando su compromiso de lucha con las demandas del feminismo, portando su lazo morado en la solapa, sin atisbo de vergüenza.
Tras este terremoto social algunas empresas cercanas que conocemos van realizando realineamientos de todo tipo, desde renunciar a descontar las horas de paro realizadas por sus plantillas hasta donar una cantidad equivalente a ese descuento a asociaciones de ayuda a las mujeres que sufren violencia machista.
Nos gustaría que se diesen movimientos de este tipo en nuestra ibermática pero parece dificil esperarlos cuando otros compromisos mucho más básicos con la causa no se dan:
La dirección de ibermatica entorpece la conciliación imponiendo la jornada partida con parada de 1,5h a quienes pretenden conciliar los cuidados de su familia con su labor profesional.
En ocasiones aunque el responsable del servicio diga que se pueden organizar con dicho horario solicitado la dirección de RRHH lo deniega, el objetivo último de esto es desanimar y que no se concilie, que se tenga que optar entre sacrificar una de las dos: la promoción profesional o el compromiso familiar.
Necesitamos un plan de igualdad que no solo exponga principios teóricos, sino que establezca medidas y presupuesto para llevarlas a cabo. Pero para decidir medidas hay que indagar primero en las causas de desequilibrio:
– ¿Por qué tan pocas mujeres directivas?  TECHO DE CRISTAL, DOBLE RASERO, PRESENTISMO
– ¿Porque tantas mujeres en las categorías de peores sueldos?  DESPRECIO A LAS TAREAS FEMINIZADAS
– ¿Por qué les cuesta más años a las mujeres llegar a la misma categoría y reconocimiento profesional que a un hombre? MAL REPARTO DE LOS CUIDADOS, DISYUNTIVA ENTRE RENUNCIAR O APLAZAR LA MATERNIDAD/PATERNIDAD Ó APLAZAR LA CARRERA PROFESIONAL
Solo avisamos a nuestra dirección que si de repente les da por ponerse un lazo morado en la solapa les vamos a recordar y exigir de forma continua compromisos profundos para tener un entorno de trabajo en igualdad para todas.
Ayer #NosotrasParamos, hoy #NosotrasSeguimos.

Un comentario a 8M (… y el mundo se paró)

  1. ifthenelse says:

    Desde luego fue un día para recordar. Y casi todos lo recordarán, con cariño o con rechinar de dientes segun sus ideas, pero lo harán.

    Hay que presionar para poder obtener los datos que nos permitan identificar los problemas y extirparlos y poder realizar un exhaustivo control posterior.

    Sabemos que la igualdad 100% es inviable porque las circustancias de las personas son diferentes, incluso si comparamos a dos personas con todo igual, puede que una de ellas haya recibido una oferta de trabajo en otro sitio y la empresa haya ofertado una mejora de las condiciones para que se quede.

    Pero sabiendo que pueden existir diferencias de salarios “justificadas”, hay que pelear por eliminar las injustas, las arbitrarias y sobre todo que por tener un sexo u otro no se tiene porqué estár siempre en el lado perdedor de esas diferencias “justificadas”.